Los hombres sí lloramos, ¡y mucho!

Juan Carlos Tarazona Ortiz
Juan Carlos Tarazona Ortiz

Jefe de prensa Universidad Ean

Actualidad

En nuestras familias tradicionales, la mía, no era permitido que los hombres lloraran, porque te decían: “pareces niña”, “los hombres no lloran”, “severa flor”, “mariquita”… cosas que te llevan a reprimir emociones, que luego se convierten en resentimiento.

En 2009 era tan solo un niño entrando a la adolescencia con inseguridades, con miedos; estaba descubriendo muchas cosas, entre ellas mi sexualidad y mi ser, cosa que en una familia conservadora no es siempre bonito, porque no puedes sentarte y decirles: “familia, soy gay”. Esa era una ofensa, un maltrato al ego varonil y un desprestigio a la casta.

 

"Los hombres “no lloran”, pero sí se suicidan 3 a 5 veces más que las mujeres. ¡Por una masculinidad sana, vulnerable y empática!"

 

Hubo un momento en el que tuve pensamientos suicidas, sin saber que estaba cometiendo un error. Intenté lanzarme de una montaña ubicada detrás de mi casa, aprovechando que nadie estaba. El segundo intento fue con una hojilla de afeitar. Estaba aburrido, no sentía apoyo, sino juicios, señalamientos y malas palabras, y eso que no había contado nada de lo que sentía como hombre, como ser humano, solo sacaban conclusiones porque no actuaba o hacía lo que todo niño u hombre debería hacer. Pero lo que no sabían ellos es que era un hombre diferente, un hombre multicolor al que debían respetar.

El poder del tiempo me dio la fuerza de conocer personas que me ayudaron a realizarme como un hombre diverso, a no tener miedo, a experimentar y saber que el mundo no solo era lo que yo conocía, a lo que estaba sumergido, sino que era un universo lleno de saberes, de cosas lindas, de seguridad y de empoderamiento, ese mismo que me permitió un día llorar y expresar lo cansado que estaba. Gracias a las lágrimas derramadas me construí como un hombre fuerte, sabio y seguro, que apoya y defiende la diversidad.

Creciendo, aprendiendo y actuando se vienen los problemas, las deudas, las responsabilidades, las cosas de adulto, y el sentirte no querido. Ante estas múltiples situaciones es donde aparecen las malas decisiones, como me estaba pasando a mí y como le pasó a Reinaldo Rueda, papá de mi amiga Margarita Rueda, quien se suicidó el 30 de junio de 2015 en la bodega de su empresa, ¿la razón? Se sentía agobiado y no expresaba sus sentimientos con nadie, no hablaba de lo que le sucedía; tal vez pensó que por ser hombre no debería buscar ayuda y solucionarlo todo solo. Lo que él no sabía era que podía buscar ayuda con su familia o amigos, y llorar.

Estamos en Navidad, una época llena de sentimientos, agradecimientos y susceptibilidades, por eso invito a la unión, a conversar con la persona que está a tu lado y así poder exteriorizar el dolor que estás reprimiendo.

Según cifras del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, los hombres tienen más pensamientos suicidas que las mujeres, solo en el año 2015 se registraron en el país 2068 suicidios, el 80 % de las víctimas eran hombres, es decir, cuatro hombres por cada mujer que tomó esta decisión. Esto significa que la salud mental de los hombres está mal y no está siendo atendida. El Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) reveló que entre enero y abril de 2020 la cantidad de muertes autoinfligidas aumentó un 9 %. Solo en los primeros meses de 2021 se presentaron 958 casos de suicidios, 79 más que en el mismo periodo de 2020.

Las edades en la que los hombres se suicidan por diferentes causas se dividen en dos grupos: los adultos mayores de entre 69 y 74 años, los jóvenes de 15 a 34 años, encontrando en este último segmento una preocupante curva ascendente entre los hombres de 20 a 24 años.

Para finalizar, los hombres “no lloran”, pero sí se suicidan 3 a 5 veces más que las mujeres, dice una publicación en Instagram de @jorgeizuluagac, profesor titular de la Universidad de Antioquia. Por eso, hombre, te invito a llorar y a expresar lo que sientes, “¡por una masculinidad sana, vulnerable y empática!”.

 

 

 

También te puede interesar: 

 Salud mental en Navidad

¿Existen las barreras invisibles?

 

 

Comparte
Los contenidos que aparecen en la sección BLOG no representan la opinión, ni compromete el pensamiento de la Universidad Ean. Cada bloguero se hace responsable por las opiniones, contenidos y en general de todas las entradas de información como citas, videos, imágenes u otros vínculos que usted encuentre dentro de esta sección. Si considera que el editor de un blog está escribiendo un contenido que represente un abuso, escríbanos al correo contenidos@universidadean.edu.co

Chat

¡Chatea con E-Ann!

Atención en línea

Whatsapp

¡Hablemos por WhatsApp! Completa los siguientes datos y empecemos nuestra conversación.

Celular no valido para el país seleccionado

Cargando

Icono Arriba
Abrir las opciones de accesibilidad
Opciones de accesibilidad
Tamaño de texto Aumentar el tamaño del textoDisminuir el tamaño del texto