Acreditada en Alta Calidad
Res. nº. 29499 del Mineducación. 29/12/17 vigencia 28/12/21

Emprender, el fuego que calienta la vida del hombre - Blog Universidad EAN

Emprender, el fuego que calienta la vida del hombre

Por
José Alejandro Martínez, Director del Departamento de Sostenibilidad del Instituto para el Emprendimiento Sostenible - Universidad EAN

Algunos textos atribuyen grandes avances biológicos y de vida por cuenta del aprendizaje sobre la manipulación del fuego que hizo ese antepasado humano hace cientos de años.

El fuego permitió tener calidad de vida: permitió cocinar los alimentos, alejar las fieras en la noche, e incluso paliar el intenso frío en muchas zonas geográficas visitadas por estos antecesores nómadas.

Sin embargo, me atrevo a disentir de esta apreciación. Considero que más allá del descubrimiento del fuego, o de la rueda años después… más allá de la domesticación de animales o del uso de metales en herramientas y armas, el verdadero fuego que motivó el desarrollo del ser humano, tal y como somos ahora (para bien y para mal), fue el deseo intenso de cambiar, de lograr cosas mejores, de esforzarse para tener adecuadas condiciones de vida. En otras palabras, ¡el fuego interno de querer emprender!

 

“El verdadero fuego que motivó el desarrollo del ser humano fue el deseo intenso de cambiar, de lograr cosas mejores… en otras palabras, ¡el fuego interno de querer emprender!”

 

De esta forma, creo que tener consciencia de su capacidad de acción e intentar transformar el statu quo para su propio bienestar y para el de su grupo, es el verdadero motor de la evolución del hombre, del desarrollo social, de la tecnología y de la construcción del mundo moderno.

 

“Emprender no es solo crear empresa. Emprender es transformar, es no quedarse quieto frente a la posibilidad de ayudar a generar cambios positivos”.

 

En estos días que celebramos la Semana Internacional del Emprendimiento, también celebremos que emprender no es solo crear empresa: emprender, en su visión más amplia, es cambiar, transformar, no quedarse quieto frente a una condición en la cual nuestras capacidades pueden ayudar a generar cambios positivos. Lo que queda es no ser inferiores a las circunstancias: innovemos, pongamos en marcha lo que somos capaces de poner a andar, y contribuyamos a descubrir ese nuevo fuego, para hacer una nueva rueda, para generar abundancia en nuestra sociedad.

 

Comparte
Quiero recibir información de este programa