¡Desaparecida! Se busca la empatía

Aylin Rodríguez Vinasco

Generadora de contenido de la Coordinación de Gestión de Medios – Universidad Ean  

 

Actualidad

Hablar de desaparecidos en Colombia tristemente no es algo nuevo. Solo el conflicto armado dejó 83000 personas desaparecidas, según el Centro Nacional de Memoria Histórica. El comportamiento que he evidenciado en las redes sociales los últimos meses frente a las constantes desapariciones de personas en el país me ha hecho pensar que, con ellas, también desapareció la empatía de muchos colombianos.

Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, en el 2020 desaparecieron 2000 personas, 1727 hombres y 1086 mujeres, entre ellos varios menores de edad. Muchas de sus historias se conocen a diario a través de la prensa y las redes sociales. Uno de los casos más recientes fue el de María Paula Chávez, una niña que abandonó su hogar la noche del 15 de diciembre.

Ella, al igual que Sharick Lizeth Márquez, Verónica Arango Hormaza y Laura Sofía Gómez, quienes abandonaron sus casas voluntariamente y por motivos que no son de nuestra incumbencia, apareció con vida. Sin embargo, los comentarios de las notas de alerta sobre sus desapariciones en las redes sociales me llevan a pensar que la empatía sigue desaparecida, es una cifra más en los registros que crecen cada día, por eso, hago un llamado a que como sociedad la busquemos.

 

"La última vez que fue vista llevaba puesto un vestido blanco, por favor, si usted la ve, guárdela en su corazón y compártala".

 

La Real Academia de la Lengua Española define la empatía como “el sentimiento de identificación con algo o alguien. Capacidad de identificarse con alguien y compartir sus sentimientos”. Yo creo que este país adolece de esa capacidad. De lo contrario, no leería tantos comentarios de burla, señalamiento y hasta de alegría en las notas que procuro compartir para apoyar de alguna forma la búsqueda de las personas que desaparecen por diversos motivos.

Es como si muchos tuviesen mutilada la capacidad de ponerse en los zapatos de esos padres que angustiados buscan a sus hijos mientras se dan látigo pensando qué hicieron mal o de aquellos que abandonan su hogar por maltrato, necesidad o porque han sido engañados. Es como si la muerte, una violación o un secuestro fuesen los únicos motivos para justificar que alguien desaparezca.

Y eso no es todo, la falta de empatía es de tan alto grado, que si la persona llega a aparecer sin vida muchos se mofan en las redes y justifican su destino porque no debía salir a tal hora, porque no debía vestir así o porque sus padres esto o lo otro. ¿Por qué cuesta tanto sentir el dolor ajeno? ¿Por qué no pensar en qué sentirá un familiar al leer esos comentarios en una publicación que realiza con el corazón roto esperando que una de esas 'compartidas' lleve a encontrar a su ser querido? ¿Qué es lo que nos está pasando?

Mi respuesta no puede ser otra: la empatía ha desaparecido, pero quiero creer que podemos encontrarla, así que los invito a buscarla de forma urgente. La última vez que fue vista llevaba puesto un vestido blanco. Por favor, si usted la ve, guárdela en su corazón y compártala. Me niego a creer que está desapareciendo mientras como sociedad morimos cada día un poco más en la insensibilidad e indiferencia ante las tragedias ajenas, uno no sabe cuándo le pueden tocar. 

Otras entradas del mismo autor
Comparte
Los contenidos que aparecen en la sección BLOG no representan la opinión, ni compromete el pensamiento de la Universidad Ean. Cada bloguero se hace responsable por las opiniones, contenidos y en general de todas las entradas de información como citas, videos, imágenes u otros vínculos que usted encuentre dentro de esta sección. Si considera que el editor de un blog está escribiendo un contenido que represente un abuso, escríbanos al correo contenidos@universidadean.edu.co
EAN

Con acreditación Institucional de Alta Calidad

Res. Nº 29499 del Mineducación 29/12/17, Vigencia 28/12/21
Descarga nuestra app en:
App Google Play
App Store