El desempleo: una pandemia que azota a Colombia

Miguel Alejandro Morales
Miguel Alejandro Morales
Estudiante de Administración de Empresas - Universidad Ean
Actualidad

Mientras en Colombia se reportan 1.23 millones de personas contagiadas por COVID-19, la cifra de desempleados, para septiembre de 2020, las triplicaba con 3.79 millones de personas. El Dane reporta, además, un conjunto de desagregaciones que evidencian la vulnerabilidad de grupos particulares. 

El desempleo es una 'enfermedad' que produce una cadena de consecuencias sobre la economía, el bienestar y la salud pública. La situación impone una serie de retos en nuestro mercado laboral, por eso planteo cinco propuestas que ameritan atención: 

 

  1. El desempleo en Colombia arrastra una problemática de género que prevalece en la actualidad. En noviembre de 2020, por cada hombre que perdió su empleo 2.2 mujeres lo hicieron, ubicando la tasa de desempleo femenino en 22.8 % frente al 13.9 % para el caso masculino. La dificultad que tienen las mujeres para conseguir y mantener un trabajo requiere acciones públicas inmediatas. Las cuotas de género en el sector público han tenido buenos resultados, explorar su aplicabilidad en otros escenarios como las alianzas público-privadas o en empresas privadas, podría ser útil para cerrar la brecha.
  2. La informalidad es un problema estructural del mercado laboral, es la respuesta ante un desequilibrio entre oferta y demanda de trabajos. En junio de 2020, los informales fueron el 46.2 %, poco menos de la mitad del total de ocupados. A raíz de la pandemia, esta situación se ha agravado, ya que produjo un aumento de la informalidad y un estado de vulnerabilidad de las personas que cesaron sus actividades económicas.
  3. A pesar de que el sector agrario es fundamental para la economía de cualquier país, en Colombia no se aplican estrategias integrales para su fortalecimiento, lo cual impacta la empleabilidad rural. En mayo de 2019, el Dane registró 4.6 millones de personas empleadas en la ruralidad, frente a las 4.1 millones reportadas en mayo de 2020. El desempleo rural es una dura problemática que evidencia el bajo apoyo por parte del Gobierno colombiano al agro, por ende, es de vital importancia revisar las importaciones y apoyar la demanda interna de productos agroalimenticios (el reciente caso de la papa ejemplifica su importancia), buscando estabilidad en el empleo y estímulos a la contratación.
  4. Mientras la cifra general de desempleo para septiembre de 2020 fue de 15.8 %, el desempleo juvenil se ubicó en 25.9 %. Esto crea un alto malestar, puesto que es improductivo en el presente tener una gran cantidad de jóvenes sin emplearse que a futuro producirían una crisis pensional. La pandemia aceleró la migración de empleos hacia el ambiente virtual, lo cual ofrece una oportunidad en medio de la crisis
  5. El desempleo impacta la salud de las personas. De acuerdo con estudios de McKee-Ryan, estar sin empleo genera ansiedad, estrés, depresión, desequilibrio emocional y otros síntomas que podrían incluso llevar al suicidio. Según el Instituto Nacional de Salud (INS), del total de suicidios reportados en el 2018 el 63.4 % correspondió a mujeres y el 73.5 % a personas jóvenes, dos grupos gravemente afectados por el desempleo. Es necesario implementar campañas para facilitar el ingreso al mercado laboral y programas de desvinculación asistida para el acompañamiento psicológico de las personas, reduciendo así el impacto sobre la salud pública y la economía.
 

"Es importante encontrar mecanismos para dinamizar la economía por medio de políticas que protejan los empleos actuales y promuevan nuevos puestos de calidad, para fortalecer el consumo y defender el bienestar de la población".

 

Evidentemente, el desempleo se ha convertido en una enfermedad pandémica que ha 'infectado' a millones de personas, afectando no solo su economía personal, sino su salud mental y física. 

En el curso Entorno Económico y Político, hemos analizado perspectivas que reúnen aspectos que trascienden lo monetario, pasando por lo político y lo cultural, para entender que las 'medicinas' contra esta pandemia radican en políticas públicas que promuevan la reactivación económica y no en la autorregulación del mercado. 

Solo a través de la comprensión de las particularidades de nuestro mercado laboral, así como de las restricciones y capacidades de nuestras instituciones económicas y políticas, es posible pensar en un mejor futuro. 

Es importante encontrar mecanismos para dinamizar la economía por medio de políticas que protejan los empleos actuales y promuevan nuevos puestos de calidad, para fortalecer el consumo y defender el bienestar de la población; la transición de empleos informales hacia la formalidad y la creación de empleos para acortar las brechas generacionales, regionales y de género que existen actualmente, reduciendo así la inequidad y la desigualdad presente en el mercado laboral. Esto permitirá impactar positivamente la salud mental para evitar así los diversos efectos de esta pandemia que podrían ser mortales, solo así Colombia podrá decir que se ha recuperado de esta atroz enfermedad que día a día deja más víctimas.
 

Comparte
Los contenidos que aparecen en la sección BLOG no representan la opinión, ni compromete el pensamiento de la Universidad Ean. Cada bloguero se hace responsable por las opiniones, contenidos y en general de todas las entradas de información como citas, videos, imágenes u otros vínculos que usted encuentre dentro de esta sección. Si considera que el editor de un blog está escribiendo un contenido que represente un abuso, escríbanos al correo contenidos@universidadean.edu.co
EAN

Con acreditación Institucional de Alta Calidad

Res. Nº 29499 del Mineducación 29/12/17, Vigencia 28/12/21
Descarga nuestra app en:
App Google Play
App Store