¿Qué es una franja de control ambiental y para qué sirve?

Imagina lo que sería un día normal en la ciudad de Bogotá: miles y miles de vehículos en las calles, un tráfico que es el más congestionado del mundo, según el último informe de Inrix Global Traffic, el ruido de las avenidas con voces de la gente, pasos apresurados, bocinas y motores, entre otros. Pues bien, ante este panorama, se ha pensado en cuidar las edificaciones y el medio ambiente, y mejorar la calidad de vida de las personas, por medio de áreas de aislamiento que protejan del impacto vial. Esas son las llamadas franjas de control ambiental.  

Según la Secretaría Distrital de Ambiente, las franjas de control ambiental, también llamadas de aislamiento, son áreas de uso público cedidas de forma gratuita y no edificables, ubicadas a los lados de las vías arterias, es decir, aquellas que tienen prelación de circulación de tránsito sobre las demás vías, de acuerdo con el Ministerio de Transporte. Su objetivo es aislar el entorno inmediato del impacto que estas generan, así como mejorar la condición ambiental y paisajística.  

Beneficios para el medio ambiente y los peatones 

Así como las franjas de control ambiental son un recurso del paisajismo, también aportan ventajas para el medioambiente y los ciudadanos, siendo de gran utilidad y convirtiéndose en verdaderos oasis en medio de las ciudades. Entre los beneficios que tienen estas áreas, podemos mencionar los siguientes:  

  • Aumento del espacio público: este puede ser de uso peatonal y para el disfrute de todos los ciudadanos.  
  • Fomento del esparcimiento: estos espacios contribuyen a mejorar la salud física y mental de las personas, así como la interacción social.  
  • Restauración del hábitat de diversas aves e insectos: esto sucede porque se renuevan los corredores de polinización urbanos en estas zonas.  

¿Cómo será la franja de control ambiental del Ean Legacy?

La Universidad Ean, a través de su nueva sede, el edificio Ean Legacy, cederá a la ciudad una franja de control ambiental sobre la carrera 11, entre calles 78 y 79, con una dimensión de 5 metros de ancho.  

Esta zona contará con árboles de eucalipto pomarroso que, de acuerdo con información del Jardín Botánico de Bogotá José Celestino Mutis, pueden alcanzar los 12 metros de altura, vivir hasta 80 años y ser atractivos para abejas y aves gracias a su floración. Recordemos que los árboles que se usan en el espacio público deben contar con algunas características, como ser resistentes a la contaminación y al estrés de las ciudades, para que contribuyan a mejorar las condiciones de los seres vivos a su alrededor.  

Adicionalmente, en el mismo terreno de cesión, la Universidad pone a disposición de la comunidad una zona de mitigación con otros espacios exteriores, como un teatrino al aire libre, mobiliario urbano y espacios abiertos para el uso de los peatones.   

 

También te puede interesar

Imponen tendencia y cantan 'a-capella', así es el coro de la Universidad Ean

Economía circular: la apuesta del edificio Ean Legacy

Comparte
EAN

Con acreditación Institucional de Alta Calidad

Res. Nº 29499 del Mineducación 29/12/17, Vigencia 28/12/21
Descarga nuestra app en:
App Google Play
App Store