Trading, del ahorro a la inversión sin contratiempos

En los últimos años, una de las actividades con las que más personas se animan a invertir a través de Internet para ganar dinero es el trading. La palabra trading básicamente significa negociar o comerciar, pero cuando se trata del mercado de capitales se refiere a la negociación o compra y venta de activos de capital y activos financieros en general, como son acciones, índices bursátiles, divisas o commodities. 

“Aunque en los últimos años ha tenido un boom y se ha vuelto tendencia, el trading no es una actividad sencilla que se pueda aprender de un día para otro, sino que requiere del conocimiento teórico, del conocimiento de herramientas, de preparación mental y emocional para afrontar los mercados, y todo este tipo de conocimientos son los que se dan en los programas con un nivel profesional”, afirma el coordinador académico del diplomado en Trading e Inversiones de la Universidad Ean, José Fernando Mejía.  

¿Quiénes deberían estudiar trading?  

Sin duda, todos los profesionales de las áreas de administración, economía y finanzas. Pero también las personas del común que deseen invertir. En el caso de los primeros, el trading les da una perspectiva de la evolución del mercado y sus impactos. Asimismo, les permite analizar cómo se están comportando las empresas, cómo están las economías a partir de la evolución de los índices bursátiles y el comportamiento de las divisas o la renta variable.  

En el caso de las personas del común, o aquellas que no están vinculadas profesionalmente al sector financiero, el trading les da las bases para tomar las mejores decisiones de inversión, que dentro de las finanzas personales es una de las principales metas después de haber ahorrado suficiente dinero. 

¿Cómo trabajar sabiendo sobre trading?  

El trading como actividad de negocio se puede ejercer de dos formas: la primera es a nivel personal, que la realizan los llamados traders independientes, que son profesionales que no están vinculados a ninguna empresa, y trabajan como freelancers; la segunda, es para los profesionales del mercado, que es llevada a cabo por los llamados traders institucionales, personas que trabajan en instituciones o compañías inversoras.  

“A título personal, las personas pueden tomar el trading como un emprendimiento, porque les va a permitir generar ingresos, ya sea adicionales a su trabajo actual, o a sus labores cotidianas, o si se dedican al 100 % al trading, puede llegar a convertirse en su principal fuente de ingresos”, afirma el experto.  

El trading puede llegar a ser una actividad muy rentable y compatible con otras actividades económicas, no obstante, necesita ser estudiada y aprendida de la mano de expertos, en programas que permitan ponerla en práctica a nivel profesional para que el proceso de invertir pueda hacerse sin contratiempos y con la confianza del conocimiento para sortear las distintas situaciones que se puedan presentar durante su ejercicio.  

 

También te puede interesar  

¿Qué es big data y por qué a todos nos interesa? 

¿Qué tiene en su ADN el emprendedor sostenible eanista? ¡Descúbrelo!

Comparte

Chat

¡Chatea con E-Ann!

Atención en línea