Acreditada en Alta Calidad
Res. nº. 29499 del Mineducación. 29/12/17 vigencia 28/12/21

Contaminación del aire en Bogotá

Lo bueno, lo malo y lo feo de un día sin carro

Por
Elsa María Gómez, Gerente de Mercadeo y Comunicaciones - Universidad Ean

Si usted es uno de esos bogotanos que solo monta en bicicleta los domingos de Ciclovía y se niega a probar las patinetas eléctricas porque son “peligrosísimas”, es posible que este jueves prefiera trabajar desde la comodidad de su hogar. Una buena manera de convencer a su jefe, es hacerle ver que usted será uno de los mayores aportantes a la causa del Día sin Carro si se suma al famoso teletrabajo. Ahora bien, si por efecto de la distancia (o porque está estudiando) su única opción de movilidad es TransMilenio, lo que viene a continuación le va a interesar.

Como ciudadano de a pie, es difícil saber si el Día sin Carro suma o resta. La información al respecto está fragmentada y no hay un repositorio oficial que presente los efectos, a lo largo del tiempo, de esta emblemática iniciativa que cumple 20 años.
En medio de la confusión, recogimos algunos datos en medios nacionales y entrevistamos a dos actores relevantes: Leonardo Rodríguez, experto en energías renovables y contaminación ambiental, de la Universidad Ean, y Orlando González, concejal de Bogotá. Aquí están las conclusiones:

Lo bueno:

•    La velocidad de desplazamiento promedio aumentó en 2018 cerca de un 17%, pasando de 24,2 km/h en un día normal, a 28,4 km (de acuerdo con el diario La República).
•    El Día sin Carro es una de las actividades didácticas más masivas del Distrito. En 2018, 2.500.000 biciusuarios rompieron la rutina y comprobaron que la bicicleta puede resultar más práctica y divertida que un vehículo tradicional.
•    Se aprovechan al máximo los más de 550 kilómetros de ciclorrutas de Bogotá

Lo malo:

•    El comercio se ve vulnerado. Para 2017, en el Día sin Carro las ventas del comercio cayeron cerca de un 40%, según Fenalco.
•    El lunar de siempre: la gente no quiere que la noche ‘lo coja’ en bicicleta, porque no quiere sufrir un atraco.

Lo feo:

•    El objetivo fundamental del Día sin Carro no se cumple. La contaminación del aire aumenta, debido a que los carros particulares que dejan de circular son reemplazados por vehículos de combustión contaminantes. Cuando digo contaminantes me refiero al CO2, NOx y material particulado que se libera en la atmósfera, de acuerdo con el ingeniero Rodríguez.

•    El concejal González estima que en Bogotá hay 5.500 buses del SITP provisional y 1.200 buses de TransMilenio que ya superan el kilometraje permitido. Estos son los llamados buses “chimenea”, que no tienen tecnología Euro, y además de contaminar, aumentan la temperatura promedio ambiental.

 

En conclusión, está muy bien que como ciudadanos aportemos este y todos los días que podamos a crear un mejor modelo de movilidad; pero para no tratar de desempatar nuestros pecados con rezos, tenemos la misión de ponernos al día en la consolidación de un sistema de transporte masivo sostenible, seguro y suficiente.

 

También te puede interesar: 

De los ciclistas y otros demonios 

Súbase al cambio

 

Comparte
Los contenidos que aparecen en la sección BLOG no representan la opinión, ni compromete el pensamiento de la Universidad EAN. Cada bloguero se hace responsable por las opiniones, contenidos y en general de todas las entradas de información como citas, videos, imágenes u otros vínculos que usted encuentre dentro de esta sección. Si considera que el editor de un blog está escribiendo un contenido que represente un abuso, escríbanos al correo informacion@universidadean.edu.co