Finanzas para universitarios: aprende a manejar tu dinero 

Lograr buenos hábitos financieros durante el paso por la universidad es muy importante para tener un futuro económico personal y familiar exitoso. Promover la educación financiera en los jóvenes, especialmente durante esta etapa de la vida, es clave para crear y asegurar una población responsable con el ahorro, los ingresos y las deudas. Asimismo, es la oportunidad perfecta para aprender lo necesario en cuanto a la gestión del dinero, lo que hará posible tener la capacidad de hacer presupuestos y gastar los recursos de forma inteligente. 

Por lo anterior, se deben tener en cuenta los siguientes consejos que ayudarán al estudiante a conocer, comprender y crear hábitos que beneficien a corto, mediano y largo plazo las finanzas personales.  

Tener claros los ingresos  

El estudiante debe tener claros sus gastos obligatorios (los necesarios para el día a día, de ellos se puede hacer un uso racional) y los discrecionales (aquellos que son prescindibles). Identificar los ingresos y los gastos le permitirá hacer un seguimiento a los mismos y, dado el caso, ajustar el presupuesto personal. 

Diferenciar necesidades y deseos  

Los gastos básicos de muchos estudiantes son comida, transporte, ropa y ocio. Sin embargo, incurrir en exceso en alguna de estas necesidades se puede convertir en un deseo, es decir, aquello que le gustaría obtener pero no es imprescindible. En este aspecto se debe tener cuidado para no incurrir en gastos innecesarios.  

Abrir una cuenta de ahorros  

Tener una cuenta de ahorros desde la universidad no solo genera disciplina en cuanto al control del dinero, también le brinda al estudiante la oportunidad de planear un ahorro de su dinero para los planes a futuro.  

Establecer metas financieras  

Fijarse metas a corto, mediano y largo plazo es clave, destinar un presupuesto para esas metas generará disciplina. Desde la universidad se pueden proyectar propósitos, como la compra de tecnología o bienes, o la realización de un viaje internacional. Estos objetivos permitirán ordenar las finanzas y crear un hábito de ahorro. 

Tener precaución con las ofertas 

Ser seguidor de las ofertas es un buen consejo, pero ¡ojo!, se debe analizar que estas no sean engañosas. Para ello, hay que comparar precios y siempre buscar calidad, ahorro y satisfacción. Además, se debe revisar si lo que se va a adquirir es necesario y si tendrá un uso. 

Generar ideas de negocios  

A veces el ahorro se puede convertir en una idea de negocio, el estudiante puede buscar esa idea que lo motive para innovar en el mercado. También, existen empresas que crean espacios para vender productos de terceros, esta podría ser una forma para tener ingresos adicionales. 

 

También te puede interesar

Talento humano: clave para el éxito organizacional en tiempos de teletrabajo

Excel, una herramienta para el trabajo y la vida

Comparte