Aunque te veo, no te escucho

Natalia Alvira Ramírez
Natalia Alvira Ramírez
Graduada del Programa de Lenguas Modernas - Universidad Ean
Actualidad

Cuando las personas hablan de discapacidad a menudo lo asocian con alguna condición que es fácil de detectar, como si esta dependiera de la percepción de los demás, pero se manifiesta de distintas formas. En el caso de la población con discapacidad auditiva es necesario ver su interacción con otros para darse cuenta. En época de pandemia, donde la comunicación presenta nuevos retos, para la vida de estas personas se ha convertido en un desafío diario. 

La OMS en septiembre del 2020 aseguró que hay 360 millones de personas con sordera en el mundo y alrededor del 9 % de esa población está en América Latina. En nuestro país hay alrededor de 455 718 personas con dificultad para oír; lo anterior representa el 1,1 % del total de habitantes. La alternativa más común y quizás más efectiva que tiene esta población es el uso de procesadores de escucha. Dentro de este grupo me incluyo.

 

"Usuarios de un grupo de Facebook para pacientes con implante coclear (IC) comentan repetidamente lo duro que ha sido para ellos no poder hacer lectura de labios ni ver las expresiones faciales, por el uso del tapabocas obligatorio".

 

Nuestra comunicación con el mundo exterior no se limita a la lengua de señas ya que muchos, además de practicarla, tenemos otras formas de recibir y comprender la información. Básicamente, cualquier forma de expresión no verbal nos da pistas que nos permiten comunicarnos. En contexto de la pandemia, usuarios de un grupo de Facebook para pacientes con implante coclear (IC) comentan repetidamente lo duro que ha sido para ellos no poder hacer lectura de labios ni ver las expresiones faciales, por el uso del tapabocas obligatorio.

La doctora Mónica Barrera, fonoaudióloga y terapeuta, se ha percatado del estrés y la desesperación que generan en sus pacientes actividades cotidianas como ir al mercado, al banco o a la farmacia. Pero ¿cómo no frustrarse, si las personas hablan entre dientes, en tono bajo y casi recitando un trabalenguas?

Cabe señalar que el personal de las entidades prestadoras de salud no está capacitado para atender a personas sordas. Cuando se les explica la condición de discapacidad auditiva, la gente se va para los extremos: unos hablan casi gritando y gesticulando exageradamente a pesar de tener su rostro tapado, como también hay otros que no le dan importancia y continúan con su tono de voz bajo. Yo me pregunto, ¿qué pasó con las alternativas como el tapabocas transparente para sordos o alguna que nos permita llevar a cabo nuestra vida? Estas barreras generan más distancia entre las personas con discapacidades auditivas y la inclusión.

Por otro lado, la virtualidad en auge no es algo muy atractivo para esta población. Sin negar sus múltiples beneficios, a los usuarios de IC se nos dificulta entender y llevar el hilo de las conversaciones en plataformas, porque en la mayoría de los casos solo contamos con el audio para participar. Es frecuente tener que estar recordándole a la gente que hable con buen tono, con calma y que por favor ¡no hablen al mismo tiempo!

En resumen, en esta nueva era pos-COVID, caracterizada por el distanciamiento, el uso del tapabocas y la falta de conciencia, considero de suma importancia dar más visibilidad y buscar alternativas que impacten la vida de esta población. La inclusión para todas las personas en condición de discapacidad auditiva no es una opción, sino una urgente necesidad que demanda el mundo.
 

Comparte
Los contenidos que aparecen en la sección BLOG no representan la opinión, ni compromete el pensamiento de la Universidad Ean. Cada bloguero se hace responsable por las opiniones, contenidos y en general de todas las entradas de información como citas, videos, imágenes u otros vínculos que usted encuentre dentro de esta sección. Si considera que el editor de un blog está escribiendo un contenido que represente un abuso, escríbanos al correo contenidos@universidadean.edu.co
EAN

Con acreditación Institucional de Alta Calidad

Res. Nº 29499 del Mineducación 29/12/17, Vigencia 28/12/21
Descarga nuestra app en:
App Google Play
App Store