Salir del cascarón

Andrés Palpati
Periodista de la Gerencia de Mercadeo – Universidad Ean
Actualidad

Hay un momento en la vida en el que nos toca salir de nuestra zona de confort. Tarde o temprano llega ese encuentro. Resulta incómodo y a veces insoportable de enfrentar, pero son esas situaciones las que nos retan y ayudan a demostrar de qué estamos hechos para crecer.

En mi caso, no quiero sonar fatalista y mucho menos exagerado, se trata del ingreso a la universidad. No me refiero desde el punto de vista académico o social… esos fueron dos aspectos que pude llevar sin ningún problema. Si usted se esfuerza, pone las ganas y paciencia al asunto, cuando menos se da cuenta ya es profesional. Estoy hablando de la movilidad y el transporte público.

Para ponerlos en contexto, vengo de un colegio del norte de Bogotá en el que todos vivíamos en una burbuja. La concepción de nuestra ciudad iba desde la Calle 72, hasta la 140, entre la Carrera Séptima y la Autopista. Había gente que nunca en su vida había pisado el centro, y otra que pensaba que este quedaba en Chapinero. No es broma. Así las cosas, ¿cómo creen que no me iba a aterrar montarme en un bus que fuera hasta la universidad?

 

 

“Había gente que nunca había pisado el centro, y otra que pensaba que este quedaba en Chapinero. No es broma. Así las cosas, ¿cómo creen que no me iba a aterrar montarme en un bus que fuera hasta la universidad?”

 

 

Tuve compañeros que no se enfrentaron a este problema porque estudiaron en el exterior; a algunos, sus papás les compraron carro, y otros iban en taxi. Pero, al final, estábamos los que tuvimos que ir en bus porque ya era suficiente sacrificio pagar una matrícula costosa.

Sin embargo, más allá de parecer un consentido y malcriado niño del norte, dejar de usar la ruta y pasar a la buseta fue un trauma. Ya no iba con mis compañeros, sino que debía estar atento a que el de al lado no me robara o que en un apretón se estrujaran conmigo de los pies a la cabeza.

 

 

“Colabórame por favor pasando al fondo”, se convirtió en una de las frases a las que más temía. Un bus lleno en medio de un trancón era toda una pesadilla. ¿A quién no le ha pasado?”

 

 

Ni hablar de los vendedores ambulantes que se suben a los buses de TransMilenio abarrotados de gente y que lo tratan mal a uno porque no le interesa comprar la tarjetita de Piolín con un “Te quiero mucho” para la novia o esa persona especial. Conozco casos de vendedores que roban a quienes no les compran, como represalia. Hay un sinfín de historias relacionadas.

Bogotá es un caos y para nadie es un secreto que resolver este tema parece imposible. No voy a meter la cucharada política en este espacio, pero la prioridad de cualquier alcalde que se enfrente a Bogotá debería ser la movilidad.

Otra cosa que me pareció traumática en esos primeros meses de universidad, y ha ido escalando en la actualidad, es la actitud de la gente. Siempre va el “yo primero”, y si llega a presentarse una situación de acoso, el silencio de los testigos es absoluto. Se trata de una deshumanización de los ciudadanos increíble de asimilar. Esa indiferencia nos está matando. Algunos pelean que “¿para cuándo el metro?”, pero yo creo que primero hay que dejar de saltarse los torniquetes y comportarse como un animal en los buses. Hay que dejar las excusas en casa.

Mientras tanto, si usted es una de esas personas que no se aguanta el transporte público y piensa que el carro no es la solución, lo invito a que se suba a una bicicleta, como hice yo después de varios meses… ah, ¡y salga del cascarón!

Otras entradas del mismo autor
Comparte
Los contenidos que aparecen en la sección BLOG no representan la opinión, ni compromete el pensamiento de la Universidad Ean. Cada bloguero se hace responsable por las opiniones, contenidos y en general de todas las entradas de información como citas, videos, imágenes u otros vínculos que usted encuentre dentro de esta sección. Si considera que el editor de un blog está escribiendo un contenido que represente un abuso, escríbanos al correo contenidos@universidadean.edu.co
EAN

Con acreditación Institucional de Alta Calidad

Res. Nº 29499 del Mineducación 29/12/17, Vigencia 28/12/21
Descarga nuestra app en:
App Google Play
App Store