Economía aplicada al amor

Alexander Correa
Alexander Correa
Docente de la Facultad de Administración, Finanzas y Ciencias Económicas
Actualidad

Con el ritmo frenético del mundo moderno, muchos de nosotros vemos la vida como una lotería donde terminamos tomando decisiones importantes basándonos en impulsos irracionales y suposiciones sin fundamento. De esta manera, no es sorprendente que las personas acudan a la psicología o a la religión en busca de guía, pero ¿podría la economía ayudarnos con estos dilemas?

Generalmente, cuando la gente piensa en economía lo que se viene a la cabeza son temas como tasas de interés, inflación, reformas tributarias, etc. Sin embargo, la economía también puede ayudarnos a encontrar al amor de nuestras vidas, entender cómo las grandes empresas nos explotan o cómo podemos avanzar en nuestra vida laboral e inclusive ver el futuro. En ese sentido, entender un poco de economía nos puede brindar la visión y perspectiva disponible únicamente para las grandes empresas, los académicos y el gobierno.

 

Para lograr establecer una relación que valga la pena lo que se necesita es estrategia. El juego del amor es uno que, sin duda, la economía nos puede enseñar cómo ganar.

 

Como ejemplo me gustaría discutir la manera en la cual la economía puede desentrañar los secretos de una relación amorosa exitosa. Contrario a la sabiduría popular, para tener una vida amorosa que signifique algo, nos tenemos que guiar usando la cabeza y no el corazón. Aquí es donde la economía entra en acción. Nuestra vida amorosa tiene que ver tanto con cálculos racionales como con impulsos irracionales, sin querer decir que las emociones no estén involucradas. Sin embargo, estas emociones son, por lo general, de felicidad o tristeza; ya sea por estar en la relación adecuada o, por el contrario, en una sin amor.

Para lograr establecer una relación que valga la pena lo que se necesita es estrategia. El juego del amor es uno que, sin duda, la economía nos puede enseñar cómo ganar. Normalmente, se piensa que encontrar la pareja adecuada es una cuestión de suerte. Se hace una apuesta y esperamos a que nuestro número sea el ganador. Sin embargo, la economía nos enseña que el amor no es una lotería, sino un juego de habilidad. Por ejemplo, si estamos en busca de pareja es necesario enviar señales correctas tales como capacidad de compromiso. No es una cuestión de “saber vendernos”, sino de poder probar que se tienen esas características. Esto va más allá de promesas o declaraciones de amor, sino de estrategia y de tener la habilidad para enviar las señales correctas que nos distingan de los demás.

Es un juego de póker, donde las apuestas se basan en las acciones de los otros jugadores con el objetivo de poder influenciar en ellos. Obviamente existen riesgos, pero estos son calculados y medidos. En economía este tipo de situaciones de interacción estratégica se abordan desde la teoría de juegos. La idea es que antes de tomar una acción se debe considerar cómo los otros reaccionarían a esta, para solo entonces decidir qué hacer. En algunas ocasiones esto implica hacer sacrificios, ‘blufear’, o utilizar tácticas de engaño para obtener lo que se quiere.

No es casualidad que en sus inicios la teoría de juegos estuvo inspirada por el póker, ya que por todos los secretos y blufs que se manejan, su inventor consideraba que una teoría que pudiera explicar el juego del póker era una teoría que podría explicar la vida, y de todos los misterios de esta, ¿qué puede ser más universal o importante que el amor?

La teoría de juegos puede ayudar a que consigamos la pareja adecuada, ya que está basada en acción y no en charla, de manera que si queremos probar que somos la pareja potencial adecuada debemos enviar las señales correctas y sin ambigüedad. Estas señales se pueden interpretar como garantías para la otra persona y acá es preciso no confundir una garantía con un soborno. Una garantía es una señal de confianza, mientras que los sobornos evidencian desesperación. Esta distinción puede ser sutil, pero en teoría de juegos resulta siendo crucial.

Otras entradas del mismo autor
Comparte
Los contenidos que aparecen en la sección BLOG no representan la opinión, ni compromete el pensamiento de la Universidad Ean. Cada bloguero se hace responsable por las opiniones, contenidos y en general de todas las entradas de información como citas, videos, imágenes u otros vínculos que usted encuentre dentro de esta sección. Si considera que el editor de un blog está escribiendo un contenido que represente un abuso, escríbanos al correo contenidos@universidadean.edu.co

Chat

¡Chatea con E-Ann!

Atención en línea

Opciones de accesibilidad
Tamaño de texto