Con lo que vale Netflix se podría pagar deuda externa colombiana

Carlos Rojas Cocoma
Carlos Rojas Cocoma
Docente de la Facultad de Estudios en Ambientes Virtuales – Universidad Ean
Actualidad

La historia de Netflix es particular, y aunque fácil de interpretar en números cuesta entender lo que representa para la cultura actual y la de los próximos años.


Aunque sus cifras son conocidas por todos, vale la pena recordar algunos de ellas: casi 79 millones de suscriptores en el mundo (58,5 en Estados Unidos) y 140 millones de horas diarias de transmisión de entretenimiento.


La capitalización de la empresa pasó de estimarse en US$ 50 millones en 2002, precio que propuso Blockbuster para su compra (que finalmente no se dio), a US$ 20 mil millones en el 2013, año en que contribuyó a sacar del mercado a la célebre compañía de alquiler de videos. Para el 2018, fue valorada en US$ 180 mil millones.

 

 

“La capitalización de la empresa pasó de US$ 50 millones en 2002, a US$ 20 mil millones en el 2013. Para el 2018, fue valorada en US$ 180 mil millones”.

 

 

Como son cifras que poco dicen en la calculadora personal, basta con decir que para el año pasado la deuda externa colombiana era de US$ 127 mil millones.

Pensemos que, a diferencia de los usuarios de redes sociales o de plataformas como Youtube, Netflix ha logrado consolidar en internet un servicio masivo y pago en el que cada usuario alimenta las finanzas de la plataforma, así como su credibilidad. 

Sin embargo, así como la firma exhibe con orgullo cifras que todos envidian, también mantiene con recelo una información que hasta hace unos años era de dominio público. Hoy, no podemos saber cuántas personas están viendo qué contenido.

Tampoco sabemos si una serie fue exitosa o un fracaso rotundo. No podemos sino intuir los costos de las producciones. El único barómetro es esperar que mes tras mes una serie sea cancelada o que la producción sea visiblemente abaratada en sus costos. Esos secretos manifiestan un aire de incertidumbre, en especial cuando sabemos que otros titanes como Disney están dispuestos a entrar a competir con fuerza en el mercado. 

Que el stream cambió la forma de ver televisión es un hecho, así como lo hizo el acceso al video desde todo tipo de pantalla. Las maratones de capítulos, las producciones de cine que ya no pasan por teatros y los grandes actores haciendo fila para crear comedias y largometrajes son síntomas de una sociedad que consume historias de otra manera.

 

 

“Las maratones de capítulos, las producciones de cine que ya no pasan por teatros y los grandes actores haciendo fila para crear series son síntomas de una sociedad que consume historias de otra manera”.

 

 

Muchos deducen que se trata de algoritmos, como si los mágicos procesos de Netflix dependieran de números capaces de intuir nuestros gustos y menos de las historias. Pero permítanme discernir al respecto. 

A pesar de la fuerte inversión en material propio, 80% del material son licencias de otros productores y el 42% de usuarios jamás han visto las producciones originales. 

¿Qué quiere decir esto? Que a pesar de los sofisticados aparatos de medición, el poder de las historias sigue dependiendo de un gusto que, aunque reconocible, es aún indescifrable. Para los que tememos los alcances de la inteligencia artificial, esto representa un aliciente de que aún las buenas historias necesitan cargar consigo su propio encanto. 


 

También te puede interesar
Comparte
Los contenidos que aparecen en la sección BLOG no representan la opinión, ni compromete el pensamiento de la Universidad Ean. Cada bloguero se hace responsable por las opiniones, contenidos y en general de todas las entradas de información como citas, videos, imágenes u otros vínculos que usted encuentre dentro de esta sección. Si considera que el editor de un blog está escribiendo un contenido que represente un abuso, escríbanos al correo contenidos@universidadean.edu.co
EAN

Con acreditación Institucional de Alta Calidad

Res. Nº 29499 del Mineducación 29/12/17, Vigencia 28/12/21
Descarga nuestra app en:
App Google Play
App Store