Ruben Dario Gómez, rector de la Universidad EAN mensaje 50 Años

Cortemos la cinta y trabajemos por 50 años más: Rubén Darío Gómez

Apreciados todos:

Estudiantes, padres de familia, empleadores, empresarios, profesores, egresados, directivos, miembros de cuerpos colegiados, colaboradores en todo rol, amigos, seguidores, pares académicos, vecinos y aliados de la Universidad Ean:

La diferencia entre lo que creemos imposible y lo posible es una tenaz voluntad y una cultivada capacidad.

(Estoy parafraseando a la señora Daskal, quien es directiva de una empresa dedicada al liderazgo y desarrollo de emprendedores.)

Esa tenaz voluntad es el motor que nos ha impulsado para poder llegar aquí a cumplir 50 años de trabajo exitoso, de cosecha abundante y de servicio a la patria.

Voluntad tenaz y cultivada capacidad es lo que hemos podido aprender como pilares del éxito de los cinco fundadores de la Universidad.

El primer día, un sueño; el segundo, una ilusión; el tercero, un proyecto; y 50 años después, una obra orgullosa para sus fundadores y para nosotros sus colaboradores.

La Universidad nació de una idea simple, pero iluminada. Sentó sus bases con arduo trabajo y eficacia sin par. Tejió una cultura, sirvió y se hizo útil y necesaria.

La Ean no ha dejado de crecer y ser cada día más grande, más importante. Ha transformado su Proyecto Educativo Institucional conforme a las necesidades sociales y, puntualmente, a los nobles y personales sueños de más de 38 mil egresados y 8 mil actuales estudiantes. La Ean no ha parado un solo día de mejorar; ha sido pionera, ha sido emprendedora, se ha atrevido en donde otros han dudado, ha innovado, ha creado y, sobre todo, ha creído.

Mis palabras en este aniversario singular, más allá del sencillo reconocimiento a los fundadores objeto de múltiples y merecidísimos reconocimientos institucionales, es también un reconocimiento a todos los que somos Ean.

A usted, profesor. A usted, auxiliar. A usted decano, coordinador, gerente, director, técnico, vicerrector. A los que no están aquí y a los que se han ido dejando huella:  a todos.

¿Y a quién más debemos agradecer? Son ustedes los que no han parado un solo día de mejorar, los que han sido pioneros, los emprendedores, los atrevidos en lo que otros han dudado, los que ha innovado, han creado y han creído. La Institución somos nosotros: somos la Ean.

Y lo somos en tanto amamos lo que hacemos, en tanto profesamos o expresamos sentimientos intensos hacia nuestra labor. Y eso es pasión.

Tenemos un trabajo, como pocos, tan digno y loable: educar, construir, transformar, acompañar, servir y todas las acepciones usuales de los actos de educar. Felices y orgullosos de ello, un aplauso nos debemos dar.

Ahora bien, nuestro acto íntimo de celebración de cumpleaños, además del regocijo humano que brota de nuestro espíritu familiar, sencillo y sincero, alberga un reto:

Vivimos un momento histórico que a nivel universal es apremiante, tanto como la supervivencia del género humano. Y a nivel nacional, el profundo anhelo de ver nuestra nación en paz y en pleno goce de los bienes que se construyen socialmente para todos, en esta y las siguientes generaciones.

Como universidad hemos declarado un propósito superior, el cual, centrado en la formación integral y el fomento al emprendimiento sostenible, coloca a la Universidad Ean en un umbral semejante al que tuvimos hace 50 años.

Es retador, atractivo, estimulante y provocador. Allí cada uno de nosotros tiene un rol y un alcance en pos de realizar este propósito; cada uno pondrá a prueba su tenacidad y su voluntad por lograrlo y para hacer posible lo que creemos imposible.

Caminemos en pos de ello. Hagamos de esta celebración un acto de inicio al recorrido que nos lleva al siglo de la Universidad Ean en el año 2.067; simbólicamente, pongamos la primera piedra, cortemos la cinta y trabajemos por 50 años más.

¡Muchas gracias!!!

Comparte
EAN

Con acreditación Institucional de Alta Calidad

Res. Nº 29499 del Mineducación 29/12/17, Vigencia 28/12/21
Descarga nuestra app en:
App Google Play
App Store