¡Descubre si eres una mujer emprendedora!

Institucional, Emprendimiento Sostenible
Compartir en: 
Primer ciclo de emprendimiento femenino: personalidad, potencial y entorno

“La pregunta no es quién me lo va a permitir, sino quién va a detenerme (Ayn Rand)”. Bajo esta premisa, el Instituto para el Emprendimiento Sostenible de la Universidad EAN, Diana Siguenza, estudiante de la especialización en Gestión Humana, y Glenda Mongue, estudiante de la especialización en Gerencia de Proyectos, dieron inicio al programa de Emprendimiento Femenino.

Se trata de un ciclo de cuatro conversatorios, donde las mujeres se motivarán y recibirán herramientas que les permitan creer en su potencial e impactar en el entorno emprendedor de Latinoamérica.

En la primera sesión, desarrollada el pasado 4 de abril, la psicóloga y docente EANista Nancy Calixto habló de las formas de emprender y la personalidad emprendedora.

Entre otros planteamientos hechos por la EANista, es preciso señalar los siguientes:
 

  • Un emprendedor se arriesga, maneja la incertidumbre, tiene el control, es programador y visionario. Las mujeres, particularmente, son más empáticas.
  • Un líder exitoso trabaja con redes de apoyo y hace brillar a cada uno de los que conforma su equipo.
  • Emprender no se limita a la creación de empresa, una persona puede ser emprendedora dentro de una empresa cuando explora su potencial y genera cambios que favorecen el cumplimiento de metas.
  • El éxito de un proyecto o de una empresa arranca en que te conozcas a ti misma, ya que las barreras principales son mentales y emocionales. Hay que romper paradigmas y desencadenar la mente y el corazón.
  • Para emprender debes identificar tu fuerza vital, lo que te apasiona. Sobre todo, pregúntate: ¿Qué haría el resto de mi vida si no tuviera que trabajar?
  • Una persona que transforma debe consolidar una actitud personal positiva, es decir, lo que piensa, lo que siente y cómo actúa van en la misma dirección.
  • Los emprendedores son rebeldes y no siguen esquemas, por esto, identifican los obstáculos que hay en su camino y luchan contra ellos.
  • Un emprendedor nunca es producto terminado, siempre está formándose.

Al finalizar la jornada, la docente exhortó a las mujeres del auditorio a evaluar cómo están sus emociones y las ganas de hacer las cosas. Asimismo, insistió en que el reto no es superar a otros es superarse a uno mismo. “Primero, piensa. Segundo, cree. Tercero, sueña. Y finalmente, atrévete”, concluyó.

Compartir en: