Happy First Day of Halloween

Compartir en: 
Happy First Day of Halloween
Por: Juan Sebastián Sánchez Páez, estudiante de la Facultad de Administración, Finanzas y Ciencias Económicas

¡Y llegó el tan esperado Halloween! Una temporada donde la actividad paranormal llega a ser más sensible para muchas personas, para quienes realmente creen y sienten los espíritus y almas desencarnadas, y además conciben estos fenómenos como una realidad que se hace evidente a través de efectos psicológicos, físicos y biológicos, fenómenos que no pueden ser explicados por las leyes establecidas por la ciencia.

Abundan historias de estos fenómenos desconocidos alrededor del mundo, pero nadie se imaginó que este tipo de actividad existiera en nuestra Universidad. Sí, en la Universidad EAN, la de los emprendedores. Y aunque es claro que no toda la comunidad ha escuchado sobre esto o no ha tenido la experiencia de vivir lo que muchos otros colaboradores han contado sobre sentir “presencias” no humanas dentro de los viejos y ruidosos pasillos de madera del edificio chocolate, se conoce que dicho edificio fue propiedad de una comunidad de monjas.

 

 
 

“Muchos colaboradores han dicho sentir “presencias” no humanas dentro de los viejos y ruidosos pasillos de madera del edificio chocolate”

 
 

 

Lo que considero exótico sobre el tema es que si asociamos un edificio construido hace muchos años con el hecho de que fue habitado por una comunidad de religiosas, da espacio para hacer suposiciones estremecedoras, y más cuando hace unos días tuve la oportunidad de asistir con un pequeño grupo de personas de la comunidad EANista a una expedición en las mazmorras de la Universidad, ubicadas en la parte baja del edificio chocolate, que ya entró en proceso de demolición.  Entre ellos estaba Herbert Perico, actual presidente de la Sala General, los representantes ante el Consejo Superior, los representantes de la Facultad de Ingeniería, unos cuantos estudiantes y colaboradores, y Nelson, un trabajador del área de mantenimiento, quien fue nuestro guía durante el recorrido y quien nos contó, desde su experiencia, lo que realmente podríamos encontrar, ver y percibir en estas oscuras habitaciones.

Dar el primer paso dentro de este lugar fue escalofriante. Si asustaban en la superficie del edificio (confirmado por varios colaboradores), cómo sería estar en la profundidad del mismo, donde no había ni una luz, excepto la que emite tu celular. Por fortuna, tenía el mío a la mano y esto me permitió ver habitaciones, puertas y rejas que, sin duda alguna, evidenciaban que ese lugar había sido habitado por personas, confirmación hecha por nuestro guía.

 

 
 

“La luz de mi celular me permitió ver habitaciones, puertas y rejas que, sin duda alguna, evidenciaban que ese lugar había sido habitado por personas”

 
 

 

Fueron aproximadamente 25 minutos respirando un aire polvoriento y sintiendo un calor algo sofocante. No cabe duda de que estos elementos fueron primordiales para tener una experiencia abrumadora y misteriosa; pero lo que realmente me impactó fue el hecho de ver que estas habitaciones parecían adecuadas para encerrar a las pobres personas y tal vez por eso las presencias, energías y ruidos que se percibían en la noche dentro del edificio. Espero, y sé que esperamos con algunos de mis compañeros, que en el edificio EAN Legacy los fantasmas puedan encontrar la paz.

 

 

Los contenidos que aparecen en la sección BLOG no representan la opinión, ni compromete el pensamiento de la Universidad EAN. Cada bloguero se hace responsable por las opiniones, contenidos y en general de todas las entradas de información como citas, videos, imágenes u otros vínculos que usted encuentre dentro de esta sección. Si considera que el editor de un blog está escribiendo un contenido que represente un abuso, escríbanos al correo informacion@universidadean.edu.co

Compartir en: