El bosque en soledad

Compartir en: 
Riquezas más importantes para la humanidad
Por: José Alejandro Martínez, Director del Departamento de Sostenibilidad del Instituto para el Emprendimiento Sostenible - Universidad EAN

Si un árbol cae en un bosque y nadie está cerca para oírlo, ¿hace algún sonido?... Esta pregunta ha sido abordada desde muchas disciplinas como la física o la filosofía y desde hace muchos años (¡tanto la cultura china como Albert Einstein pensaron el tema!). La razón de ser de esta pregunta que parece sencilla es la importancia de la existencia de las cosas, a pesar de que no haya seres que las conozcan, las observen o las perciban.

Colombia, al igual que muchos países latinoamericanos, tiene un desarrollo que se ha centrado en las grandes capitales de sus regiones. Bogotá, Medellín, Cali, Cartagena, Barranquilla, Bucaramanga, Villavicencio son solo algunos de los ejemplos de cómo las ciudades en el país han venido creciendo; pero lo que puede ser aún más peligroso para la biodiversidad y los diferentes ecosistemas nacionales, es que ese desarrollo urbano se ha hecho dándole la espalda sistemáticamente a una de las riquezas más importantes para la humanidad y que está en el territorio sudamericano: el Chocó biogeográfico y la región amazónica.

 

 

 
 

“El desarrollo urbano de las principales ciudades se ha hecho dándole la espalda a una de las riquezas más importantes para la humanidad: el Chocó biogeográfico y la región amazónica”.

 
 

 

 

Mientras algunas voces mundiales hablan sobre cómo es posible que la sexta extinción global de especies se encuentre en proceso, en un informe presentado por el IDEAM en el 2017, se calculó la cantidad de bosque que perdió Colombia y se anunció que durante el 2016 el país borró de su territorio 178.597 hectáreas de bosque, aumentando la deforestación en un 44 % respecto al 2015.

Esta cifra es equivalente a más de 20 veces el área total del municipio de Chía, en Cundinamarca, y casi el 35% de esa deforestación se presentó en el Chocó y en la región amazónica. Pero parece que este fenómeno no es importante para los ciudadanos que vivimos en las ciudades y que nos preocupamos por la movilidad o por los residuos urbanos, pero que apartamos la mirada de lo que pasa con la mayor de nuestras riquezas biológicas.

¿Será que como los árboles están cayendo donde no los vemos, no importa? ¿Será que como no vivimos en Chocó o en Putumayo, como no escuchamos el ruido de los aserraderos ni vemos el avance de los cultivos (lícitos o ilícitos) o de la ganadería, este tema no nos afecta?

 

 

 
 

“¿Será que como no vivimos en Chocó o en Putumayo ni vemos el avance de los cultivos (lícitos o ilícitos) o de la ganadería, este tema no nos afecta?”

 
 

 

 

La invitación es a informarnos y a aportar positivamente para la creación de modelos de desarrollo innovadores que aprovechen nuestra riqueza en biodiversidad, y a la vez aseguren para las siguientes generaciones poder observar, escuchar, apreciar y usar racionalmente esos bosques y esos animales que están bajo nuestro cuidado. ¿Aceptan la invitación?

Otra entrada de este autor: Vuelve y juega con la basura

 

 

Los contenidos que aparecen en la sección BLOG no representan la opinión, ni compromete el pensamiento de la Universidad EAN. Cada bloguero se hace responsable por las opiniones, contenidos y en general de todas las entradas de información como citas, videos, imágenes u otros vínculos que usted encuentre dentro de esta sección. Si considera que el editor de un blog está escribiendo un contenido que represente un abuso, escríbanos al correo informacion@universidadean.edu.co

Compartir en: