×

Mensaje de error

Strict warning: Only variables should be passed by reference en theme_custom_bootstrap_login_modal_output() (línea 58 de /home/portal_ean_files/web/sites/all/modules/custom_bootstrap_login_modal/custom_bootstrap_login_modal.module).

De los ciclistas y otros demonios

Compartir en: 
Ciclistas y otros demonios
Por: Elsa María Gómez, Gerente de Mercadeo y Comunicaciones de la Universidad EAN

Se acerca el Día sin Carro y con él la oportunidad de sensibilizar a miles de bogotanos para que disfruten las bondades de la movilidad en bicicleta. Es un propósito noble; sin embargo, algo inocente. Si alguno de ustedes se ha desplazado alguna vez por las ciclorrutas de la ciudad, habrá notado que se produce la misma adrenalina que al montarse en una montaña rusa… pero no por el vértigo, sino por la sensación de peligro constante que nos rodea al transitar por las vías capitalinas.

Lo curioso es que la inseguridad a la que me refiero no es solamente por los amigos de lo ajeno, es por nuestros compañeros de ruta, los afamados ciclistas urbanos.

De algún modo, alguien les ha hecho creer a nuestros ‘llaneros’ de la vía que su aporte ambiental los legitima “para matar”. ¡Es como si por reciclar nos dieran permiso de salir a patear perritos!

De algún modo, alguien les ha hecho creer a nuestros ‘llaneros’ de la vía que su aporte ambiental los legitima “para matar”.

Así que si decide usar la ciclorruta, prepárese para convivir con un sinnúmero de especies, que incluyen:

  • Los Velocistas. Promotores de carreras infinitas en las que solo ellos participan.
  • Los Impacientes. Esta familia de ciclistas se divide en dos: los Aventureros y los Asesinos por Naturaleza. Los primeros no pierden un segundo cuando se trata de sobrepasar una bici y esquivar otra que viene en sentido contrario. Los segundos aprovechan cualquier semáforo en rojo para acelerar y acumular puntos por echarle la bicicleta a los impávidos peatones.
  • Los Mobile. No pueden abstenerse de chatear durante su recorrido.
  • Los Equilibristas. Consideran indigno tocar el suelo y por eso hacen todo tipo de monerías para no bajarse de su bicicleta, aunque en el proceso tengan que empujar a cualquier animal, humano o cosa que se les atraviese en el camino.

“Los ‘Asesinos por Naturaleza’ aprovechan cualquier semáforo en rojo para acelerar y acumular puntos por echarle la bicicleta a los impávidos peatones”.

Amigos ciclistas urbanos, celebramos su aporte al medio ambiente, pero entiendan que el heroísmo no solo viene de su medio de transporte, sino de su actitud en la vía. La sostenibilidad es tan ambiental como humana y no sirve de nada borrar con las llantas lo que se hace con los pies.

Desde este Día sin Carro, ejercitemos el espíritu emprendedor y ayudemos a cultivar la cultura ciudadana que tanta falta nos hace.

Los contenidos que aparecen en la sección BLOG no representan la opinión, ni compromete el pensamiento de la Universidad EAN. Cada bloguero se hace responsable por las opiniones, contenidos y en general de todas las entradas de información como citas, videos, imágenes u otros vínculos que usted encuentre dentro de esta sección. Si considera que el editor de un blog está escribiendo un contenido que represente un abuso, escríbanos al correo informacion@universidadean.edu.co

Compartir en: